Trasduzir-se un experimento Brascuba en La Habana

Traduzir-se (2006)

Imagen

Coreografía: Nanny Alves

Intérpretes: Nanny Alves y Carlos Quenedit

Banda sonora: Dianelys Placencia, Wilian Roblejo y Dj Joyvan Guevara

Figurino: Roger Castelero

Músicos: Elis Regina Ramos, Willian Roblejo y Mauricio Gutierrez

Voz solista y coro: Diana Fuentes y Jorge Luís «Papiro»

Coro: Maria Consuelo y Renato Galamba

Dirección de grabación musical: Janet Feliciano

DJ: Joyvan Guevara.

Tomé como referencia y punto de partida para concebir esa coreografia el poema Traduzir-se del poeta brasileño Ferreira Gullar, fundador del movimiento Neoconcreista en mi país.

La interpretación de la poesía de Gullar se materializó en forma de un pas de deux donde aspiré expresar la dialéctica de la vida interior de un artista.

Los dos personajes principales, una mujer y un hombre poseen un gran antagonismo. Ella es  espiritual, él racional. Son la representación de las dos partes en que en ese entonces dividí al ser humano contemporáneo, una parte esencial, ontológica, instintiva; otra parte individualista, solitario y racional.

El conflicto entre el instinto primario esencial  del ser humano y la conducta que se le exige la sociedad, generó el impulso para componer esa obra

¿Un hombre y una mujer son las piezas claves para continuación de la existencia en el mundo? En la coreografía seguramente sí, pero no basta solo con existir, hay que aprender a amar… al otro, al planeta y a nosotros mismos. Suena cursi pero no tengo el pudor de asumirme como tal cuando apetezca.

El hombre, el personaje masculino de la obra,  representa a un artista plástico en su búsqueda y angustia interior para parir su cuadro. En cada creación él pasa por un proceso de entrega plena de sus energías; placer y dolor, caricias y golpes, guerra y paz. Invoca, implora el toque de la inspiración que transformará su cuadro en arte.

La mujer, la bailarina, toma la representación del arte en el sentido ontológico, como una diosa que está dormida y es despierta por los ruidos del desasosiego del proceso angustiado que vive el artista. El toque de esta diosa es lo que diferencia y hace trascendente una obra de arte en el tiempo. El artista y el arte, él es la búsqueda angustia, ella es el encuentro de paz sublime. Él es la forma buscando contenido, ella es la sustancia primaria de la pasión.

Solo a partir de ese encuentro se puede garantizar la continuidad del proceso artístico de una época. Solo a partir de ese encuentro, aún en la postmodernidad, es que se puede garantizar la continuidad de la existencia en el planeta. Nosotros los artistas corremos en busca de ese encuentro, seguramente quien lo lograr subirá un peldaño en la escalera existencial puesta a frente del hombre en su nacimiento.

La obra de un artista es continuamente (re) significada por cada espectador y también por él mismo. La propuesta de movimiento estuvo basada en el sencillo tanto en la composición de la danza, como en la de la  música. Buscábamos generar una narración con carga expresiva, para eso utilizamos en la composición nuestros pasos cotidianos de clase y melodías y ritmos sencillos. Reunimos diferentes corrientes estéticas musicales y de movimiento.

La materia que es el bailarín para la creación de una obra de danza ya esta  hecha y carga en si toda una significación, que pasa a ser (re)significada por el coreógrafo. En “Traduzirme” hay una (re) significación de esos bailarines pero de forma activa. No eran apenas los dos personajes: el artista y el arte, fue también  presencia activa en el montaje de Carlos Quennedit y Nanny Alves, tuvo peso y aportación sus personalidades, sus historias de vida y danza.

La banda sonora original fue creada y interpretada por jóvenes músicos cubanos, que además de crearen y interpretaren las piezas, también participan en la puesta escénica como personajes de enlace en esa búsqueda deseosa del artista por el arte. Instrumentos ancestrales como el tambor batá dialoga con un violonchelo. Un violín discute fuerte con la música electrónica de un DJ. Una voz de mujer rompe el silencio masculino…

A partir de esos encuentros y desencuentro nace la banda sonora original de esa obra, que fue grabada en dos parte, una artesanal en un solar habanero y la otra en una radio estatal cubana en un domingo de sol. Me acuerdo que comemos cajita en el almuerzo, los pasamos genial.

La Habana fue el escenario de ese experimento llamado Traduzir-se. Las carencias materiales de la isla generaban un ambiente de solidaridad artística que nos permitían apoyarnos unos en los otros. De prácticamente nada material hacíamos obras de arte, compartíamos y intercambiarnos energia . ¡MUCHAS GRACIAS! a mis queridos amigos Quenedit, Tirofina, Elis Regina, Dianita, Willian, Joyvan, Mauricio, Papiro, María Consuelo, Ana, Miguelito, Capote, Matilde, Liset, Roger, Perupo, Marcos, Edgar, Willema, Janet Y Rena por apostar por esa propuesta.

Hay que buscar, buscar, buscar, más siempre esta atento para lo que de verdad se busca. Los encuentros pueden darse en momentos que uno no espera, hay que tener coraje para entregarse al fugaz instante que garantizara nuestra eternidad.

 Imagen

2 comentarios en “Trasduzir-se un experimento Brascuba en La Habana

  1. online interior design degree dijo:

    Excellent goods from you, man. I have understand your stuff previous to
    and you are just extremely fantastic. I really like what you’ve acquired here, really like what you are stating and the way in which you say it. You make it entertaining and you still take care of to keep it wise. I cant wait to read far more from you. This is really a wonderful web site.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s