¡APUNTA A LOS PEQUES ! Curso de verano de Ballet en Pedreguer

Imagen

El curso de verano se impartirá para los pequeños durante una semana, tendrá clases diarias de lunes a viernes y cuenta con plazas limitadas. La primera semana será para niños de 3 a 6 años y la segunda semana será para niños a partir de 7 años.

¡Nos vemos en Pedreguer!

¡Saludos!

Danzar embarazada ¡A flor de piel!

Imagen

Nanny Alves 2014

Cuerpo transformándose diariamente, albergue de nuestra pequeña que pronto llegará. Embarazo tranquilo, barriguita creciendo, muchísimos kilos a más para pies y rodillas llevar, sigo entrenando, creando,  pies descalzos o zapatillas puestas  ¿vamos bailar?

Imagen

Nanny Alves 2014

Ensayando para mi última función antes de parir, etapa creativa… ¿Alguien quiere sugerir algo? ¿alguna idea? ¿algún recuerdo?

Bailaré un Paso a dos con mi niña , mas bien un Pas de trois porque su papa también participará ¡emoción a flor de piel! Momento de creación.

¡Seremos uno en el escenario y eternamente!

Imagen

Nanny Alves 2014

Bailar a Cildo Meireles es puro arrebato.

«El arte es siempre una especie de inutilidad indispensable»

Cildo Meireles

Nanny Alves 2013, Madrid.

Nanny Alves en «Marullho» de Cildo Meireles 1991/1997. Madrid 2013.

La obra de Cildo Meireles es arrebatadora, hace aflorar los sentidos, sensaciones, sentimientos.  No dudé en intervenir, no pregunté, ni pedí permiso, las obras me hicieron invitaciones «silenciosas», son provocativas y no les costó mucho que cediera al arrebato.

Los profundos cuestionamientos poéticos, la posición crítica hacia la realidad política y social brasileña, el sentido de humanidad y de justicia de Meireles me hace vibrar, siento la emoción de un encuentro feliz, la identificación se transforma en movimiento espontaneo, en danza.

Nanny Alves 2013, Madrid.

Nanny Alves en «Para Pedro» de Cildo Meireles 1984/1993. Madrid 2013.

El compromiso de un artista es con el arte y el compromiso del arte es producir humanidad, esta es una de las reflexiones que hice al entrar en contacto con la obra de Cildo. Fue un placer, lo he disfrutado mucho experimentar sus obras, de ver/oír sus reflexiones y compartir sus inquietudes por el cuidado hacia el próximo,  hacia nuestro planeta.

¡Muchas gracias Cildo Meireles, tu arte me hace sentir que tengo raíces, ahora habita en mi!

Nanny Alves 2013, Madrid.

Nanny Alves en «Entrevendo» de Cildo Meireles 1970/1994. Madrid 2013.

«No volver»

Nanny Alves y Vicent Puma. 2013. Foto Milena Martinez

Nanny Alves y Vicent Puma. 2013. Foto Milena Martinez

“No volver” nace del experimento de unir imagen, música y cuerpo en movimiento. Buscamos intercambiar nuestras culturas e inquietudes. Reflexionamos acerca de nuestra formación artística en universidades socialistas en China y Cuba.

En la gran distancia territorial y cultural que separa Brasil de China buscamos traer a la escena aquello que nos identifica.

El proceso de trabajo y la puesta en escena fue una riquísima experiencia, un acercamiento entre China, Brasil y Cuba, entre el cine y la danza, entre dos artistas que luchan por su arte y por un mundo mejor.

Construimos No volver como un collage de nuestras inquietudes y recuerdos más íntimos. La creación como puente de intercambio de culturas e ideales. El método de trabajo fue el diálogo y el consenso.

Puma un cineasta chino crea las imágenes, Nanny una bailarina brasileña crea la danza. Los movimientos en el montaje fluyeron paulatinamente como una flor que se abre para anunciar la primavera: sencilla, simple, auténtica.

Muchas gracias Puma por compartir ese trabajo, fue maravilloso hermano!

SINOPSIS:

 “No volver”

Las guerras son producto de la ambición, del mal manejo de los poderes políticos y económicos. Causan destrucción de territorios, culturas y vidas. Ellas siembran el vacío en el pecho de los inocentes indefensos, que sin poder resistir son cómplices de la desaparición de sus seres más amados. No volver a la guerra es lo que más desean los hermanitos Nanny y Wang, pues allí perdieron a quien más amaban en la vida, su madre, Tierra.

Nanny Alves y Vicent Puma. 2013. Foto Milena Martinez

Nanny Alves y Vicent Puma. 2013. Foto Milena Martinez

Una experiencia rica y auténtica donde China, Brasil y Cuba se encontraron adentro de nosotros.

Mitad robada al mar, mitad a la imaginación.

Nanny Alves com o senhor do pirulito. Foto: Leonardo Cisneiros

Nanny Alves com o senhor do pirulito. Foto: Leonardo Cisneiros

Recife, capital del estado brasileño de Pernambuco, tierra donde nací y pasé los primeros años de mi vida. Ciudad que amo y extraño, de donde guardo hermosos recuerdos y gratitud a todos aquellos que fueron pilares en mi formación. Tierra natal de tantos músicos y poetas, ciudad de los puentes y manglares, del carnaval, frevo, caboclinhos y Maracatu.

En 1994 todavía muy joven, empezando mi carrera profesional tuve el gran placer de ser invitada por mi maestro André Madureira para trabajar en el montaje de su espectáculo “Opereta do Recife”, un homenaje al poeta Carlos Pena Filho.

Me acuerdo que entré en pánico en el primer ensayo, porque me dijeran que tenía que bailar un solo de mi personaje, era inspirado en Isadora Duncan, por lo tanto  la coreografía era libre. En el momento que me tocó bailarlo en frente a los demás artistas veteranos, el director puso la música y me dijo: ¡Baila Nanny ¡Baila!

Tenía el corazón en la boca, pero las ganas de hacer parte de ese elenco me llenaron de valor, me lancé al “abismo”, bailé lo que me salía, no sentía el cuerpo, estaba anestesiada por los nervios.  Cuando terminé los cuatro minutos interminables me dijo Madureira: no está mal, pero puedes hacer  mejor, ¡así que hay que trabajar!

María Helena Sette, mi maestra por muchos años, me hacía lo mismo de forma diferente, me dejaba improvisar en medio de sus coreografías.

Los grandes maestros son sensibles, no te enseñan a repitir pasos, te enseñan que la danza va mucho más allá que eso. Los grandes maestros son como espejos que orientan sus pupilos, los hacen sentir por donde quieres, debes y puedes ir.

La Opereta do Recife fue un gran reto artístico, me proporcionó hacer mi primera temporada en el Teatro Santa Isabel. Su banda sonora fue compuesta por Zoca Madureira, que musicalizó los poemas de Carlos Pena filho. El poeta que junto a  Isadora Duncan me presentó la Opereta do Recife y hasta hoy me inspiran el vivir con su arte.

La foto arriba es en el Recife Antiguo con el señor que vende pirulito(dulce tradicional), fue tomada por la lente de Leonardo Cisneiros, hermano del alma que junto a André Aquino me acompañaran en 1994 a una librería de segunda mano en el centro histórico de Recife a buscar uno de los libros que me ayudó a vencer el reto de bailar ese personaje y también influenció toda la trayectoria profesional, Mi vida de Isadora Duncan.

Os brindo una estrofa del  gran poeta del azul recifense, me encanta Recife por Carlos Pena Filho:

“No ponto onde o mar se extingue

E as areias se levantam

Cavaram seus alicerces

Na surda sombra da terra

E levantaram seus muros.

Do frio sono das pedras.

Depois armaram seus flancos:

Trinta bandeiras azuis plantadas no litoral.

Hoje, serena flutua, metade roubada ao mar,

Metade à imaginação,

Pois é do sonho dos homens

Que uma cidade se inventa.”

Termino por aquí  desahogándome con otra estrofa de Carlos Pena Filho :

“Recife, cruel cidade,

águia sangrenta, leão.

Ingrata para os da terra,

boa para os que não são.

Amiga dos que a maltratam

inimiga dos que não,

este é o teu retrato feito

com tintas do teu verão

e desmaiadas lembranças

do tempo em que também eras

noiva da revolução.”

«Primavera yo»

«Primavera yo» coreografia de Nanny Alves

Nanny Alves (2013)

Nanny Alves (2013)

La semilla va floreciendo con la primavera madrileña. Primer ejercicio para el montaje de «Primavera yo» coreografia de Nanny Alves. Es un homenaje a la pintora italiana Artemisia Gentileschi y a todas las pintoras y artistas que luchan por ejercer su arte.

Artemisia fue violada por su maestro al cual descubrio amar, luego torturada por los tribunales para confesar la agresión.

Fue la primera mujer, despues de muchas luchas, a ser aceptada oficialmente en una academia de pintura italiana. Una guerrera del bello, amante fervorosa de su arte.

Inspiradora por su valentía, esa obra es para ti Artemisia, adonde estés…

Imagen

Nanny Alves (2013)

Bailando entre dragones

Imagen

Nanny Alves (2012). Foto de José Gaya

Me hice silencio ante la indescriptible belleza natural de ese lugar.

Sentía fluir los movimientos, ausencia de tensión. Entrega absoluta a las aguas, que por primera vez era espejo, escenario y casa.

La Bahía de Halong en Vietnam está formada por centenares de islas y islotes de diversos tamaños en el Golfo de Tokín, limita al norte con China. Ha Long significa «dragón descendente».

Cuenta la leyenda que en la guerra contra invasores chinos, el emperador de Jade envió una familia de dragones celestiales para luchar y proteger esa zona. Para hundir los barcos enemigos ellos esculpían perlas y jade, que luego se transformaron en las islas. Cuando vencerán la guerra los dragones decidirán quedarse allí y descendieron en el mar. Hasta hoy  mucha gente local cree que existe un dragón dentro de la bahía.

Mágica estancia en estas aguas transparente color verde esmeralda. Encuentros sublimes, gente  sensible, afectuosa, resistente y luchadora. Mar, pájaros, monos componen la sinfonía de la morada del dragón.

Recuerdos hermosos y sensaciones que algún día corporificaré en forma de danza.

¡Ojalá!

Imagen

Bahía de Halong. Foto de José Gaya

Danzar la vida

Bienvenidos a mi espacio virtual,

Aquí pretendo plasmar un poco de mis vivencias, experiencias y reflexiones acerca de la danza y de la vida.

El arte de Terpsícore está en mi camino desde los tres años de edad, muchas lecciones aprendí en esa larga trayectoria. Me siento realizada y plena por lo que he vivido. Por otro lado me inquieta muchísimo el presente y el futuro de ese arte  al cual me he entregado profundamente.

nanny[1].FOTO.RJ

«¡No es Fácil!, ¡tampoco es difícil!» dice la filosofía popular cubana que adopté de por vida jajjajjajja… En mi amada Mátria caribeña aprendí de técnica del ballet y de vida. Porque los desafíos fueron muchos y continuarán, hay que tener sobretodo amor y fe para seguir. Desde muy pequeña en Pernambuco descubrí que no hay otra opción que no sea la de seguir adelante siempre, cuando amamos a algo.

Somos valientes los que decidimos por la danza.

Comparto en ese espacio mis vivencias y opiniones acerca del arte que para mí es necesario como el aire y el agua para vivir.

¡Viva la danza!

 Abrazo fraterno,

Nanny Alves

Nanny Alves/Foto de Léo Cisneiros/Rio de Janeiro 2003